De las señales de humo a las ondas cerebrales

La comunicación es algo inherente al ser humano. Para enviar mensajes a cortas distancias y en tiempo real, nuestros antepasados idearon sistemas visuales y auditivos, como las señales de humo o los lenguajes silbados. Cuando las distancias aumentaban eran muy útiles las cartas, pero no llegaban en tiempo real. El telégrafo y el teléfono solucionaron ese problema. El nacimiento de Internet supuso una auténtica revolución en la transmisión de mensajes y el primer paso de lo que está por llegar.

Comunicacion-1

Airman Magazine.

Puedes leer el artículo en castellano y en inglés en OpenMind.

Anuncios