La cara amable de los volcanes: fertilizan los océanos

Un volcán en erupción, una corriente de lava fundiéndose con el océano y un pequeño barco con un puñado de científicos a bordo para analizar una extraña vegetación surgida tras la erupción. Mientras los investigadores recogían muestras, a solo unos metros de allí caían bombas de lava y se formaban nubes con ácido clorhídrico y partículas de vidrio volcánico.

Parece el guion de una película pero fue lo que vivieron el año pasado un equipo de científicos capitaneados por Samuel T. Wilson y Nicholas J. Hawco en los alrededores del volcán Kīlauea, en la isla de Hawái.

FOTO 5
USGS coastguard.

Puedes leer la noticia completa en El Ágora, con quien empiezo a colaborar.