La nueva era de los materiales invisibles

Fascinado por los avances científicos de finales del siglo XIX, en 1897 el escritor H. G. Wells publicó El hombre invisible. En la novela un joven físico consigue el ansiado sueño de la invisibilidad. “Todo el mundo en el bar echó a correr. Habían estado esperando cicatrices, una cara horriblemente desfigurada pero, ¡no había nada!”, relata el narrador.

Cuatro años después, el escritor británico publicó Los primeros hombres en la Luna (1901), un título premonitorio de lo que, solo unas décadas después, sería realidad. Aunque, a diferencia de la conquista espacial, hoy por hoy, la invisibilidad humana siga siendo una utopía, científicos e ingenieros de todo el mundo han conseguido diseñar elementos artificiales capaces de sortear la luz.

Sin título-1

Puedes leer el reportaje en el número de abril de la revista Muy Interesante.

Anuncios