Roqueros con mucha ciencia

Si algo tienen en común la música y la ciencia es que requieren tanto vocación como pasión. Dos carreras llenas de obstáculos que son un reto para quienes deciden dedicarse a ellas. A veces los caminos se cruzan y el científico se convierte a la vez en roquero, compaginando ambas pasiones. Coincidiendo con el Día…

Aquellos amorosos neandertales

Al suroeste de Francia, en el yacimiento La Chapelle aux Saints, los paleontólogos descubrieron en 1908 unos restos cuidadosamente enterrados de un varón de entre 25 y 40 años que vivió hace entre 60.000 y 50.000 años. Investigaciones posteriores revelaron que este Homo neanderthalensis, conocido popularmente como “El viejo”, tuvo muchos achaques antes de morir.…

El lobo ibérico: entre el amor y el odio

Tras salvarse de la extinción gracias a Félix Rodríguez de la Fuente, el lobo ibérico ha reconquistado territorios de los que había desaparecido. Sus ataques al ganado provocan el enfado de ganaderos y cazadores, que solo pueden matarlo en algunas zonas. Los conservacionistas piden su protección total. Puedes leer el reportaje completo en el número…

¡No te derritas!

Por culpa del cambio climático, cada vez serán más frecuentes fenómenos extremos como las olas de calor. En personas que se expongan demasiado al sol y en grupos de riesgo, las consecuencias pueden llegar a ser fatales. Así ataca el calor excesivo al organismo. Puedes leer el reportaje completo en el último número de la…

Más allá de Alan Turing: cinco científicos LGTBIQ que no conocías

Si preguntáramos por un científico homosexual, la mayoría recodaría al matemático Alan Turing, cuya fama se incrementó gracias a la película Descifrando Enigma (2014). ¿Y más allá de Turing? Bajo las siglas LGTBIQ se engloba un amplio colectivo de personas lesbianas, gais, transexuales, bisexuales, intersexuales (con características sexuales de otro género) y queers (que no…

El desamor entre Ernesto Sábato y la ciencia

Antes de convertirse en uno de los escritores más importantes de la literatura hispanoamericana, Ernesto Sábato trabajó como físico en centros de prestigio. Su desapego por la ciencia empezó a gestarse en París, donde de día trabajaba en el Instituto Curie y de noche se contagiaba de la irreverencia de los surrealistas. Puedes leer el…