Icebergs, la cara oculta de los minimundos helados

Los grandes témpanos de hielo que se desprenden de los glaciares hacen mucho más que flotar en el mar: fertilizan los océanos, contribuyen a la reducción del dióxido de carbono atmosférico y albergan formas de vida. El aumento de las temperaturas podría aumentar su número aunque, a la larga, terminarían por desaparecer, lo que perjudicaría al ecosistema marino.

Puedes leer el reportaje completo en el número de mayo de la revista Muy Interesante.