El corazón de la ballena azul se adapta a sus piruetas acuáticas

Con la ayuda de una pequeña lancha, un equipo de científicos ha conseguido medir por primera vez la frecuencia cardíaca del mayor animal del mundo, la ballena azul. El cetáceo fue monitorizado durante varias horas nadando en mar abierto y los biólogos han descubierto cómo los latidos de su corazón se adaptan a sus movimientos.

Puedes leer la historia completa en El Ágora, diario del agua.