La pérdida de hielo en el Ártico abre nuevas rutas a virus que dañan a la fauna marina

El virus del moquillo de la foca, que ha diezmado poblaciones de este mamífero en el norte de Europa, ha cruzado el Ártico y ha llegado a Alaska. La reducción de hielo por el cambio climático abre nuevas vías para que los animales se desplacen y con ellos, sus enfermedades.

Puedes leer la noticia completa en El Ágora.