40 años del accidente de Los Rodeos: cinco avances que hacen más seguro volar

Pasaban las cinco de la tarde y la densa niebla envolvía al aeropuerto tinerfeño de Los Rodeos. La explosión de una bomba en el aeropuerto de Gran Canaria había obligado a desviar el tráfico aéreo a este otro emplazamiento, más pequeño que el de la isla vecina. Reabierto el aeródromo canario, dos Boeing 747, uno de la compañía holandesa KLM con 234 pasajeros y 14 tripulantes a bordo, y otro de la estadounidense Pan Am, con 378 pasajeros y 16 tripulantes, se disponían a volar rumbo al aeropuerto canario. Pero aquel 27 de marzo de 1977 ninguno de los dos jumbos llegaría a su destino.

Una concatenación de factores se saldó con la colisión en pista de ambos aparatos lo que provocó el mayor accidente aéreo de la historia, con un total de 583 víctimas mortales. El informe técnico de la Comisión de Investigación de Accidentes responsabilizó al comandante del KLM, Jacob Velthuyzen van Zauten (uno de los fallecidos), por despegar sin tener luz verde de la torre de control.

Interferencias en las comunicaciones, una densa niebla y un aeropuerto al límite de su capacidad son tres de los factores que contribuyeron a la catástrofe. Cuarenta años después, los expertos coinciden en que volar hoy es mucho más seguro, al haberse desarrollado mejoras tanto tecnológicas, como de formación y de procedimientos. ¿Podría volver a ocurrir un accidente de estas características? “Es muy complicado”, opina Ariel Shocron, presidente de la Asociación Española de Pilotos Civiles Comerciales (AEP).

Actualidad_203240493_31413422_1706x960

Recreación de la colisión de los ‘jumbos’ instantes antes de que sucediera. Autor: Anynobody.

Puedes leer en EL ESPAÑOL el reportaje completo.

Anuncios