“Cuando llega el calor, los chicos se enamoran” y otras perlas

El amor es a las canciones del verano lo que la ginebra al gin-tonic. A nadie se le escapa que cuando nos enamoramos, una revolución de hormonas se adueña de nuestro raciocinio y hace que nos sintamos en otra dimensión. El cóctel químico del amor provoca que se nos disparen neurotransmisores y hormonas como la dopamina (responsable de la euforia) y la oxitocina (la culpable del apego). El bueno de Enrique Iglesias y Gente de Zona lo cantaron en 2014 en su exitoso Bailando. “Con tu física y tu química y también tu anatomía…”. Efectivamente, en el amor hay mucha física y mucha química.

Ciencia_143747827_10879933_1706x1280.jpg

JImaral.

Puedes leer en EL ESPAÑOL el reportaje completo.

Anuncios